2.3.- Por qué los ahorros perderán su valor entre 2012 y 2018.



Existen dos mecanismos para saldar las deudas económicas públicas y privadas. Un camino estructurado y otro de moralidad cuestionable.

Uno de ellos consiste en depurar la economía de los agentes tóxicos que impiden la generación de beneficios, de forma que, una vez saneada, el sistema vuelve a ser productivo y se consigue riqueza con la que liquidar la deuda adquirida.


El otro es el pago de la deuda vía impresión de dinero. Imaginemos que en nuestra casa dispusieramos de una impresora de billetes, y que todos los días imprimieramos el dinero para comprar el pan y el periódico. Al final, el valor de ese dinero es el valor del papel y la tinta, un valor por el que el panadero y el quiosquero no están dispuestos a asumir para intercambiar sus productos. Ahora bien, el problema surge cuando el intercambio está hecho, y la queda pendiente únicamente el pago-cobro de la deuda. Si se imprimen billetes, la deuda que existía se salda, pero cuando compremos al carnicero y al charcutero -que ya saben que puedes imprimir billetes- te van a pedir cantidades superiores para pagar sus productos. Esta es la política económica que están ejerciendo países como EEUU, Reino Unido o la Unión Europea, y es más conocida como GENERAR INFLACIÓN MEDIANTE IMPRESIÓN DE BILLETES. La moralidad de esta solución para acabar con la deuda es cuanto menos dudosa, ya que, de no poner medios, los ahorradores podrían perder más del 50% de su poder adquisitivo en unos años.

¿Cómo nos afecta la inflación?

Posiblemente en los próximos años el Banco Central Europeo (BCE) necesite imprimir físicamente los billetes para sufragar los 100.000 millones de € que supone el rescate, por lo que hay mucho riesgo de que exista inflación. Eso supondría que con nuestros ahorros no podríamos comprar nada, por lo que debemos buscar soluciones financieras a nivel familiar o empresarial para que, al menos durante el tiempo en que exista inflación, nuestros ahorros no pierdan valor.

¿Cómo nos podemos beneficiar de la inflación?

Al fin y al cabo, la única cosa que tiene positiva la inflación es que hace más fácil eliminar las deudas, aunque en esta ocasión mucho nos tenemos que los salarios no subirán cubriendo la inflación y mucho menos las pensiones.

Esto significa que en algún momento podría ser buena idea contraer deudas CONTROLADAS para comprar cosas tangibles cuyo precio también suba (no significa que se revalorice, simplemente que se cubra la devaluación por la inflación) o nos genere ingresos periódicos.