2.1.- La situación actual de los bancos en España.



Después de la intervención del sistema financiero español las dudas sobre la estabilidad bancaria siguen latentes. Desde la Unión Europea se insiste en que el rescate realizado a la banca estará avalado por el Gobierno. 

¿Qué dudas se plantean sobre el cierre de algunos bancos?

La UE no pretende salvar por completo la banca española por lo que, probablemente, será tajante con las entidades en peores condiciones de solvencia y, probablemente, se dejará quebrar alguna de ellas. Las dudas sobre la quiebra bancaria suscitan el mismo interrogante que la posible salida del Euro de España: ¿Será una quiebra ordenada o desordenada? 

Una quiebra ordenada significaría que los accionistas pierdan lo invertido -dado que la acción de las entidades en el momento en que se produzca esta valdrá cero- y que los bonistas pasen a ser accionistas, en la medida de que lleguen a un acuerdo, encargándose de hacer lo necesario para que la entidad prospere. Los que tengan sus ahorros en depósitos, plazos fijos o pagarés los mantendrán. 

Una quiebra desordenada supondría más o menos lo opuesto. Los que tienen ahorros en depósitos, plazos fijos o pagarés verán muy disminuidos sus ahorros porque aunque se verían protegidos por la legislación vigente hasta 100.000 euros, es bueno saber que NO SE TIENE ESE DINERO PARA CUBRIR LOS DEPÓSITOS. Probablemente, se busque una solución de pago fraccionado en el tiempo con quita, lo que dada la fuerte inflación que se avecina implicaría una pérdida muy sustancial. Las migajas de lo que quede del banco se las repartirán entre los bonistas y accionistas.

Como curiosidad dos apuntes. Primero, el 90% de los bancos en Europa están como los nuestros. Francia no resiste un estornudo, UK con la mayoría de los suyos intervenidos, Alemania, recordemos, ya ayudó a los suyos al comienzo de la crisis... Segundo, la mayoría de las entidades en Reino Unido y, probablemente, en otros países están creando planes de “autodestrucción”, acerca de cómo tendría que organizarse su quiebra.