1.4.- Permanecer en el Euro o salir de él. Cómo influye la política económica monetaria en nuestros ahorros.



Parece que a medida que pasa el tiempo, la situación de la Eurozona se complica. Ya no es la expulsión de Grecia o Portugal, sino la salida voluntaria de Finlandia u Holanda lo que preocupa. Debido a la incertidumbre se ha producido un borrón de noticias y es posible no saber a qué nos conducen las medidas que están tomando el Gobierno y la Unión Europea, dirigidas por la batuta de Alemania. 

En cuanto al estado de nuestros ahorros, una salida del Euro de España produciría inevitablemente un corralito en España. No existe forma ordenada de hacerlo. Nuestros ahorros se encontrarían a caballo entre dos monedas, el Euro y la Nueva Peseta. Dado que la Nueva Peseta valdría menos que el Euro, los ciudadanos españoles harían lo posible por sacar ese dinero de España hacia los países del Euro para que mantenga su valor. Se recurriría por tanto al cierre de fronteras (un corral de 500.000 kilómetros cuadrados y 2000 kilómetros de alambre de espino), y se establecería la restricción de movimiento de capitales fuera de España, fin de la libre disposición de dinero, restricciones en cajeros, etc. Sería una situación excepcional, que terminaría cuando el resto de países del Euro tengan sellados todos sus billetes, para diferenciarlos de los billetes españoles. 

Supondría una devaluación de nuestra moneda frente a la del resto de europa, los precios en España deberían bajar hasta hacernos competitivos. Sería difícil viajar al extranjero porque todo nos parecerá excesivamente caro comparándose con los precios de antes del corralito. Recordemos que serían posibles acuerdos de colaboración entre los distintos países para repatriar fondos de origen español desde Alemania y otros de vuelta al nuevo cambio (sucedió con las cuentas argentinas en Uruguay durante el corralito del país hermano).

Pero como hemos dicho, las posibilidades de salida del Euro son de difícil valoración tras el rescate bancario. Parece que el pago de las deudas se quiere realizar al ritmo de la impresión de dinero por parte del BCE. A nivel de protección de ahorros, para este caso, deberemos centrarnos en buscar mecanismos que los protejan de la inflación. Por lo tanto, como resumen: primero protegernos de posibles “cosas malas” en España y, segundo, de las soluciones. Sí, recalcamos, protegernos de las soluciones que van a poner en peligro nuestros dineros.