1.1.- Introducción


Como hemos venido hablando en los artículos del blog Nueva Peseta, se están produciendo una serie de acontecimientos trascendentales a nivel económico mundial que pueden afectar de una forma muy severa a las personas que, durante los años de burbuja inmobiliaria y auge económico en España, han sabido destinar parte de los beneficios que obtenían o del patrimonio monetario que poseían al AHORRO.

Durante los años de auge, hemos sido testigos de cómo casi cualquier mecanismo de inversión, desde la especulación con compra de segunda vivienda hasta el peor de los plazos fijos que nos ofrecía nuestra entidad bancaria, prosperaban de forma increíble. Sin embargo, nos hemos dado de bruces con la realidad y, ahora, debemos salir a la calle a buscar productos financieros de calidad. Nuestro dinero, desgraciadamente, podría no encontrarse seguro en los productos bancarios donde nos invitaron amablemente a introducirlos.

La solución no puede pasar por guardar en el colchón todo el capital acumulado. El pago de las deudas públicas y privadas y de los intereses de los rescates de nuestro sistema bancario se va a tener que realizar, en el mejor de los casos, mediante la impresión de grandes cantidades de billetes. Esto va a traer una inflación que es posible que ninguno de nosotros haya conocido en el pasado. De ser esto así, y como ya hemos dicho es el mejor de los casos, nuestros ahorros podrían perder su valor. 

Recuerda, si usted vivió en aquella época, cúanto costaba una vivienda en los años 70 y lo rápido que se pagaba la hipoteca. Esto se debía a la INFLACIÓN, y es a lo que se enfrentará en un par de años. Por eso, es fundamental que revises tu planificación económica para los próximos años. Es un buen momento para hacerlo, sea un pequeño, mediano o gran ahorrador. En cualquiera de los casos, esperamos que los siguientes párrafos (al igual que nuestro blog) le ayuden a conocer algo más sobre la actualidad económica, cómo le afecta y cómo puede poner barreras para que sus ahorros no pierdan su valor, ni usted pierda poder adquisitivo.