No somos Chipre, pero pagamos como ellos.


Ayer, la Unión Europea decidió rescatar al gobierno y a los bancos chipriotas al más puro estilo Western. Paga, a punta de pistola como sabemos de primera mano por lo ocurrido en España con Bankia, el ciudadano; se salvan los de los espolones, es decir, los que han prestado dinero a los bancos y al propio Gobierno de Chipre.

Los números del rescate de Chipre
Chipre necesitaba 17.000 millones de euros para rescatar a sus bancos y al gobierno. La Unión Europea a puesto 10.000 millones con la condición de que Chipre pusiera el resto. ¿De dónde se saca ese dinero? Se decidió que fueran los depositantes los que corrieran con el gasto. 9'9% para los que tuvieran más de 100.000 euros en sus cuentas, y un 6,5% los de menos. España ha puesto 1.300 millones del bolsillo de sus  contribuyentes, que acumulamos, dicho sea de paso, a la saca de deuda, con su respectivo pago de interés.
Con esta medida, que recordemos es un robo a los ciudadanos ahorradores, recaudarán 5.800 millones. 
Hace escasos meses, la Unión Europea dijo: "No se va a tocar a los depositantes".  

¿Quién debería haber pagado? 
Como siempre, los que han arriesgado, los que han prestado a los bancos y los tenedores de deuda chipriota. Adicionalmente, por supuesto, los accionistas de los bancos probablemente debieran quedarse en nada o muy poco y los deudores convertirse en accionistas.

¿Y si ocurriese en España?
Da miedo escuchar a Mariano Rajoy decir que en España no puede ocurrir lo mismo que en Chipre. Como hemos venido observando, cada vez que ha hablado de una forma similar, ha ocurrido lo contrario a lo que dijo. Véase sino la subida del IVA y otros impuestos, bajada de pensiones. 

Hace casi un año que comenzamos este blog, con la finalidad de informar de los riesgos derivados de la putrefacción del sistema bancario español. Durante este año, hemos visto cómo se rescataba Bankia, como se realizaban injustos recortes sociales para pagar la deuda que ese rescate produjo. 
Ahora, vemos como los chipriotas han perdido poder adquisitivo, y se les ha quitado un dinero que tenían garantizado. Recordamos que en España el Fondo de Garantía de Depósitos nos protegía los 100.000 primeros euros en caso de quiebra bancaria. En Chipre, como ya hemos dicho, a estos ahorradores les han quitado el 6,5% de algo que, en principio, tenían asegurado. 
Ahora toca hacer apuestas. Mañana deberían estar los bancos abiertos en Chipre, y los depositantes podrían hacer con su dinero lo que quisieran, ya que, como ha dicho la Unión Europea, aquello no es un corralito. Ya sabíamos que una medida de este tipo se iba a aprobar en sábado. A ver cuáles son las que se toman el lunes posterior, y entonces, sacaremos conclusiones.