La fuga de capitales se aceleró un 55,3% en mayo, hasta 41.294 millones de euros



Las salidas de capital de España en inversiones directas, inversiones de cartera y otras inversiones se aceleraron en mayo respecto a abril, hasta sumar 163.185,9 millones en lo que va de año, según la balanza de pagos que publica el Banco de España.
En concreto, en el quinto mes del año salieron de España 41.294,3 millones de euros en estos conceptos frente a los 26.567 millones que se perdieron en el mes de abril, lo que supone un 55,3% más.
En el mismo periodo de 2011 el saldo era positivo y se acumulaba una entrada neta de capital de 14.598,5 millones, de acuerdo con los datos del Banco de España. La desconfianza y el clima de incertidumbre han llevado a aumentar las desinversiones en España tanto de extranjeros como de nacionales, al tiempo que se están repatriando algunos fondos pero en mucha menor cuantía.
Las inversiones en el mercado financiero -préstamos, depósitos y otros instrumentos- acumularon salidas netas por valor de 108.925,2 millones, de los que la mitad (54.139,8 millones) se corresponden con capital extranjero y la otra mitad (54.785,4 millones) con el dinero que los españoles invierten en el exterior.
Un año antes, entre enero y mayo de 2011, se producían entradas netas en este sector por importe de 14.085,7 millones, ya que la inversión extranjera no huía y los españoles sacaban menos fuera del país.
En lo que respecta a las inversiones de cartera -acciones, fondos de inversión, bonos y obligaciones, e instrumentos del mercado monetario-, en los cinco primeros meses del año se produjeron salidas netas por valor de 65.544,7 millones, frente a las entradas netas de 11.693,1 millones en el mismo período de 2011.
En este caso es mayor la huida de capital extranjero (70.140,7 millones), en tanto que los españoles repatriaron fondos por importe 4.596,1 millones.
Frente a las fugas de capital, las inversiones directas originaron en los cinco primeros meses del año entradas netas de 6.907 millones, cuando un año antes salían 9.290,1 millones, fundamentalmente porque la inversión de España en el exterior era seis veces mayor.