El mayor atraco bancario de la Historia. Hoy finaliza el corralito de Argentina.



El Estado argentino cancela este viernes el bono público BODEN 2012, que diez años atrás había entregado como compensación a los clientes bancarios que en la crisis de 2001-2002 sufrieron la confiscación de sus depósitos por el llamado “corralito” financiero. Por entonces, la debacle era tal que Argentina padeció cinco presidentes sucesivos en una semana y dictó el cese de pagos.
El “corralito” bancario atrapó unos 66.000 millones de dólares (44.988 millones de euros de la época) en libretas de ahorro y cuentas bancarias, que pertenecían a dos millones de personas. El periódico estadounidense 'The Wall Street Journal' bautizó aquello como "el mayor atraco bancario de la Historia".
La amortización de capital e intereses del BODEN 2012 asciende a 2.100 millones de dólares (1.750 millones de euros) que el fisco pagará a los tenedores de los esos títulos, en la última cuota de las diez en que fueron liquidándose. En total, el Estado desembolsó en total por dicho bono, en verdad un salvataje a los bancos, 19.600 millones del billete estadounidense (16.333 millones de euros).
Según datos oficiales, solamente el 22% de los BODEN 2012 están en poder de los ahorradores confiscados en 2002. La mayoría de la gente fue vendiéndolos por necesidad, muchas veces a precio de ganga, y ahora el 78% pertenece a bancos, compañías aseguradoras, y fondos de inversión.

'Se cumple un ciclo histórico

La presidenta Cristina Fernández, viuda de Kirchner, al hablar la noche del jueves por cadena nacional desde la bolsa de Valores, afirmó que con este desembolso “se cumple un ciclo histórico” que fue posible, sostuvo, gracias a “la política de desendeudamiento” que Argentina lleva adelante desde 2003. “Lo que vamos a pagar ahora ¿qué es sino el dinero que debían haberle devuelto los bancos a los ciudadanos argentinos?”, denunció la mandataria.
Y destacó que se cumplen los compromisos financieros “sin acceso a mercado de capitales y con recursos de los argentinos”. En ese sentido, subrayó que la deuda pública “en 2002 representaba 166% del PIB, pero hoy representa el 41,8% de PIB. Debíamos en monedas extranjeras el 92% del PIB en 2002 y con el pago del BODEN 2012 pasaremos al 8,4%”.
El ministro argentino de Economía, Hernán Lorenzino, aseguró que con el pago de este bono “clausuramos una etapa muy negra del país” y a la vez se demuestra que "se puede salir de la crisis sin un ajuste y sin hacer recaer el costo y el sacrificio únicamente en los que menos tienen”.
"Hay una forma de salir (de la crisis) que no tiene nada que ver con la receta que, pese a este ejemplo como el de Argentina, los organismos financieros internacionales siguen dando a países que afrontan problemas como el de nuestro país", dijo en referencia a Europa donde, sostuvo, “hay una crisis de deuda”.
Lorenzino sostuvo que “muchos países que aplican recetas donde se reduce la participación del Estado para el pago de la deuda" y lo contrastó con el caso de Argentina: "Venimos de un paradigma, el de los años 90, en donde el Estado no servía y hoy hemos demostrado que el Estado puede administrar bien".
Y puso de ejemplo que “la política de desendeudamiento” (no contraer más préstamos internacionales) hizo que la deuda fiscal con los privados descendió “del 124 por ciento del PIB en 2002 a 14 por ciento en 2011". "La deuda del Estado en moneda extranjera se redujo del 92 por ciento del PIB en 2002 al 9,6 por ciento en 2011", acotó.

Deudas cerradas

Entre 2004 y 2006, el Gobierno de los Kirchner consiguió restructurar la deuda pública con 70% de quita -unos 65 mil millones de dólares- marca histórica nunca alcanzada ni siquiera en las reestructuraciones de deuda hechas por Rusia y Ecuador. Y, además, el país saldó totalmente su deuda de 10.000 millones de dólares con el FMI.
Por los recursos presentados ante la Justicia por los ahorradores que perdieron su dinero en las filiales argentinas de los bancos Santander y BBVA, en su momento, los banqueros Ana Botín y Francisco Álvarez, respectivamente, estuvieron imputados de los supuestos delitos de fraude y estafa.

Nota desde Nueva Peseta. Que no se olviden de la inflación

Existe cierto populismo fácil en el comentario de Kirchner. "Lo que vamos a pagar ahora ¿qué es sino el dinero que debían haberle devuelto los bancos a los ciudadanos argentinos?"
Como pueden ver en el siguiente gráfico desde el inicio del corralito la inflación ha crecido en un 400%. Lo que significa que el dinero que se reciba hoy, valdrá 1/4 de lo que valía entonces.