Las empresas del Ibex 35 ya valen lo mismo que su deuda

La caída a plomo del 4% del Ibex 35 ayer ha permitido un nuevo hito negativo: el valor en bolsa de las empresas no financieras del Ibex prácticamente ha igualado la deuda financiera neta de las compañías. Excluidos los bancos, que no tienen deuda, la capitalización bursátil de los 28 miembros restantes del selectivo alcanza los 241.995 millones de euros. Estas mismas empresas debían al cierre del año pasado 235.969 millones.

Las cifras confirman que el auténtico cáncer de las grandes empresas españolas es su endeudamiento. Al cierre de la sesión de ayer, en la que el Ibex sufrió su mayor caída desde el 1 noviembre de 2011, 13 de las 28 empresas no financieras deben más de lo que valen en bolsa.

El caso más llamativo es el de Sacyr, cuya deuda financiera neta es 12,5 veces su capitalización bursátil, que ayer se desplomó hasta los 716,7 millones de euros después de una caída del 10,3%. A continuación se sitúa Abengoa, con una relación de 6,39 veces más. Las constructoras FCC, OHL, Acciona y ACS y el grupo de alimentación Ebro Foods están en el grupo de compañías con ratios entre las 3,8 y las 2,26 veces.

El resto de las compañías con más deuda que valor son grandes blue chips como Telefónica, Iberdrola y Gas Natural, además de Abertis, Red Eléctrica y Enagás. En el otro de la balanza están Inditex, Técnicas Reunidas y BME. Lejos de tener deuda, gozan de una posición de tesorería negativa. No obstante, las cifras frías no lo dicen todo. Importa también cuánto de esta deuda ha sido refinanciada y a qué plazo y la capacidad de las empresas para acudir a los mercados y a las entidades financieras y conseguir nuevos recursos.

Las cifras, que son el resultado del desplome del 17% que está sufriendo el Ibex en contra de la tendencia general de todos los grandes mercados internacionales, contrasta con el enorme esfuerzo realizado por las compañías el año pasado para reducir sus abultadas cifras de deuda. Lo hicieron en un escenario dantesco marcado por el cierre de los mercados crediticios y el encarecimiento de las condiciones en la que las compañías han refinanciado su deuda.

Un gran esfuerzo en 2011

En 2011, las mayores empresas de la bolsa española redujeron su deuda en más de 11.000 millones de euros, lo que supuso un descenso del 5% respecto al año anterior. La venta de activos –la colocación en bolsa del 3,69% de Iberdrola por parte de ACS es el último ejemplo- fue especialmente intensa en compañías como Ferrovial –la reducción de deuda alcanzó la friolera del 72,7% gracias a la desconsolidación de su filial británica BAA-, Endesa, Amadeus, IAG, Sacyr Vallehermoso –después de la compra por parte de Repsol de un 10% de su propio capital en manos de la constructora- o FCC redujeron su endeudamiento neto a un ritmo de dos dígitos.

Aunque lógicamente son las grandes locomotoras del Ibex las más endeudas –con Telefónica e Iberdrola al frente-, la situación da un giro radical si se compara la deuda con el ebitda. Esta ratio arroja que, con los datos de cierre de 2011 en la mano, Sacyr Vallehermoso es el líder con la deuda superando en 16,88 el beneficio operativo. Grifols, Ferrovial y Abengoa le siguen a años luz con ratios del 7,08, 6,79 y 5,84 veces, respectivamente.